miércoles, 20 de mayo de 2009

La filosofía Decroliana

V. Descordes, en 1947 reconoció que el pensamiento de Decroly más allá de una ciencia de la educación, más allá de una psicología del niño, es una filosofía.

Decroly se basó en concepciones "biológicas". Sus centros de interés reflejaban sus ideas sobre la conservación de la especie y del individuo, y de la necesidad de facilitar la adaptación al medio. Su psicología estaba alimentada por las teorías evolucionistas y su pedagogía se articulaba en torno a la hipótesis recapitulacionistas.

Las tesis decrolianas condujeron a un "naturalismo" que no perdía de vista sus finalidades pero basándose también en experiencias vivas, imaginadas... pero, ¿hasta dónde debe llegar la imaginación y la espontaneidad? esta pregunta se responde, de acuerdo con Decroly, por las ciencias que estudie el niño, que también deben estar permeadas por la filosofía y axiología en las que se basen.

5 comentarios:

  1. Las felicito por el blog. No conocía a Decroly, pero me inquieta cómo puede proponerse un modelo pedagógico integral desde presupuestos filosóficos-evolucionistas. Me intriga sobre todo cómo se concilian naturalismo evolucionista y una visión axiológica. Desde algunas interpretaciones del evolucionismo, las consideraciones axiológicas son relativizadas o vistas como un elemento más de adaptación al entorno, y por tanto, justificadas por su función y no por su verdad. Por supuesto es factible interpretar el evolucionismo de otra manera, y me pregunto si así lo hace Decroly.
    De nuevo felicidades, saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  2. Considero que la metodología de Decroly en esencia promueve una consideración de la persona con la que nosotros pedagogos de la UP coincidimos, ya que la considera valiosa y digna por el simple hecho de serlo y con intereses y carcaterísticas particulares, las cuales hay que tomar en cuenta al momento de educarla. El trípico Decroliano definitivamente es fundamental para la potencialización de culaquier proceso de enseñanza y aprendizaje, es decir, didáctico. Me parece que su blog está muy completo, por lo cual las felicito.

    ResponderEliminar
  3. La teoría pedagógica de este autor me parece sumamente interesante. Por un lado considera la necesidad de tomar en cuenta las características del educando así como sus intereses, con una postura evidentemente naturalista y con influencia evolucionista que toma como referencia principalmente las necesidades del cuerpo, donde pienso reduce al hombre en otras características referidas al alma. Sería bueno complementar su teoría desde el punto de vista de la antropología filosófica.
    Por otra parte debería considerarse si ese resultado axiológico que busca tiene como fin el bien o solo los intereses y necesidades aisladas de la persona.
    Además si todo deber estar guiado por la ciencia, ¿en qué medida puedes sistematizar a la persona o sus acciones y buscar como fin que ésta llegue sólo a la parte científica? ¿No estaríamos reduciendo su carácter integral? ¿No sería más factible, tomando en cuenta las características integrales de la persona, buscar que su fin sea en cambio llegar a la sabiduría (entendida como sabiduría Aristotélica)?
    Interesante tu blog, felicidades.
    Dra. Rosario Athié
    Academia de Filosofía
    Escuela de Pedagogía
    Universidad Panamericana
    Guadalajara, México

    ResponderEliminar
  4. Alberto Herr Solémayo 27, 2009 12:45 a. m.

    La apertura de Decroly hacia la evolucion y hacia las posibles mejoras en la aplicación de su teroría son un acierto indudable. Sobre todo en cuanto que se aplique a los niños con quienes vivimos, para los cuales el contacto con la naturaleza no es fácil, es más bien una especie de lujo. ¿Cómo ser naturalistas en nuestra sociedad actual, qué implica eso?

    Alberto Herr
    Profesor de filosofía en Educación Media Superior

    ResponderEliminar
  5. Alberto Herr Solémayo 27, 2009 9:24 a. m.

    La apertura de Decroly hacia la evolucion y hacia las posibles mejoras en la aplicación de su teroría son un acierto indudable. Sobre todo en cuanto que se aplique a los niños con quienes vivimos, para los cuales el contacto con la naturaleza no es fácil, es más bien una especie de lujo. ¿Cómo ser naturalistas en nuestra sociedad actual, qué implica eso?

    Lic. Alberto Herr
    Profesor de filosofía en Educación Media Superior

    ResponderEliminar

Contador de visitas